Siempre me han gustado los aviones y todo lo relacionado con la industria aeronáutica.

En Tijuana tuve la oportunidad de combinar mis estudios de bachillerato, con ua carrera técnica en Aviónica (Electrónica Aeronáutica).

Mientras tanto, Matrix era una empresa ubicada en un enorme Hangar en el Aeropuerto de Tijuana, que reparaba y daba mantenimiento a aviones.

Yo tuve el gusto de trabajar en Matrix durante varios meses. Ahí hice mis prácticas profesionales, en el área de almacén. Mis labores eran inventarios, entrega de materiales, recepción de materiales y equipos, y captura en el sistema.

Todo el material que teníamos en almacén eran partes de avión, desde tornillos, hasta asientos, baños, y aparatos electrónicos de la cabina de pilotos.

Posteriormente trabajé por varios meses en el área de Control de Producción, donde generaba las órdenes de trabajo de mantenimiento de diferentes áreas de las aeronaves.

Tuve el gusto de colaborar con especialistas de todas partes del mundo, y de subirme en aviones de diferentes tamaños y conocer sus trabajos de mantenimiento.

Por primera vez en mi vida sentí lo que es cansancio. Entraba a las 7 de la mañana a la escuela. Desde ahí, un transporte de la empresa nos traladaba directo al hangar enorme en el aeropuerto. Y finalmente llegaba después de las 11 de la noche a mi casa.

Pero fue una experiencia muy interesante y recomendable.

Saludos!

Hector Rios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.