Mi primer y segundo año de primaria los hice en la Ciudad de México.
Mi escuela era muy bonita y grande, un edificio de 5 pisos y amplios patios.
El 19 de septiembre de 1985 un terremoto destruyó muchos edificios en la capital y mi escuela quedó dañada.
El gobierno construyó aulas temporales de lámina para continuar con las clases.
Entonces parecia que tomaba clases en un campo de concentración. El calor y frio eran extremos.
Aun así, al final del segundo grado obtuve mi primera carta de felicitación por mi desempeño sobresaliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.