1994. Un día en la noche, me desperté con ideas locas. Tenía en mi cabeza pensamientos que no entendía, pero eran interesantes.

Así que me levanté y apunté lo que pensaba en una libreta.

Ese fué el inicio de una larga lista de ideas y pensamientos que empecé a apuntar en esa misma libreta y que poco a poco se fué convirtiendo en mi libreta de “piensos”.

Cuando entré a la prepa, un día mis amigos leyeron mis piensos y les llamaron la atención. Esa atención fue suficiente para que durante años llenara libreta de pensamientos incoherentes disfrazados de metáfora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.