Empecé tomando fotos con una antigua cámara réflex de mi padre, que no enfocaba bien, lo cual me obligaba a ser creativo para obtener buenas tomas.

Después, por ahí del año 2000, tuve mi primer cámara digital automática que tenía capacidad de 16 fotografías. Aun no existían cámaras de “Megapixeles”. Tenía que conectarla a la computadora con un cable especial para descargar las imágenes.

Y así poco a poco fui probando diferentes cámaras pero siempre con la afición de tomar fotografías de paisajes, retratos y documentación diaria.

He tenido cámaras digitales Canon, Samsung, Sony y Nikon.

Me encanta seguir aprendiendo y practicar siempre que puedo, con el objetivo de mejorar como fotógrafo.

Afortunadamente, he podido usar mis propias fotografías en proyectos comerciales, y además algunas se encuentran en venta en colecciones de internet.

Si alguna de mis fotos te gusta, puedes descargarla gratis. Tienen una pequeña marca de agua. Si deseas la versión original en alta calidad, tamaño grande, también están en venta (revisa alguna de mis galerías, o escríbeme).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.