Guerrilla Marketing sin saber

Durante la prepa, mis amigo Carlos y yo iniciamos labores de guerrilla marketing sin siquiera saber lo que estabamos haciendo.

Iniciamos escribiendo mensajes absurdos en hojas sueltas y dejándolos en lugares públicos de manera anónima.

Al principio no ocurrió nada, pero después de varios días y muchos mensajes, toda la escuela y se preguntaba qué estaba sucediendo y que significaban los mensajes.

Nuestra estrategia no tenía ningún objetivo, solo llamar la atención pero de manera incógnita.

Así empezaron las “Farsas”.

Dejar un comentario